+ CARMELITAS MISIONERAS (4 mártires)


- Hna. Esperanza de la Cruz (Teresa Subirá Sanjaume)
- Hna. Refugio de San Ángelo (María Roqueta Serra)
- Hna. Daniela de San Bernabé (Vicenta Achurra Gogenola)
- Hna. Gabriela de San Juan de la Cruz (Francisca Pons Sardá)

Beatificadas el 28 de octubre de 2006.

Hermanas Esperanza y Refugio

El 24 de julio, un puñado de milicianos armados se dedicó a localizar a las Hermanas Carmelitas Misioneras del colegio de  Vilarrodona (Tarragona) y a detenerlas. Reunidas en la plaza del pueblo con el párroco y el coadjutor, fueron cargadas en una furgoneta que salió  en dirección a Villafranca  del Panadés, escoltada por dos coches de gente armada.


Hna. Esperanza de la Cruz

Llegadas a Villafranca del Panadés en la noche del 24 al 25, fueron entregadas al comité revolucionario de la localidad y recluidas, primero en unas dependencias del ayuntamiento, improvisadas para cárcel, y luego en una casa particular. Mientras ellas permanecían aisladas e incomunicadas, el párroco y el vicario de Vilarrodona eran vilmente asesinados el día 26 en La Almunia, pueblecito cercano a Villafranca. El 31 de julio se las dejó en libertad para viajar a Barcelona y reunirse con sus familiares. Tomaron el primer tren con dirección a la capital, apeándose en la estación de Aragón-Paseo de Gracia. Allí se separaron de dos en dos con el convencimiento de que no volverían a verse. "Hasta el cielo, hasta el cielo", fue el saludo de despedida.

Las Hermanas Esperanza y Refugio se dirigieron por el Paseo de Gracia hacia la calle Virgen del Coll, en donde vivían las hermanas de Hna. Refugio. No estaban ya,  habían huido también por miedo a la persecución. El desconcierto les jugó una mala partida a las dos Hermanas. Fueron reconocidas sin dificultad como Religiosas y  denunciadas al comité del sector. A la interpelación  formulada por el comité revolucionario de Barcelona de  "¿Qué tenemos que hacer con estas señoras?”, la  respuesta del comité de Vilarrodona fue: "Hagan lo que quieran con ellas”.  Era su sentencia de muerte.


Hna. Refugio de San Ángelo

Efectivamente, aquella misma noche del 31 de julio, la jefatura del comité revolucionario decidía unirlas a otras personas destinadas al sacrificio. En una de las camionetas empleadas para el traslado macabro de los "paseos de la muerte" eran conducidas a la carretera de La Rabassada, de trágicos recuerdos durante estos años, en Barcelona, y rematadas a tiros junto con otras Religiosas. Era la noche del 31 de julio de 1936.




Hermanas Daniela y Gabriela

Las Hermanas Daniela y Gabriela pertenecían a la comunidad de la Casa Madre de Barcelona. Al estallar la Guerra estaban encargadas de velar a una señora enferma de la familia Peremateu, residente en la zona de Pedralbes. Hasta allí se desplazaban diariamente desde Montseny en tranvía. A partir del día 18 de julio corrían riesgo permanente, pero siguieron prestando su servicio caritativo. Nada tuvieron que lamentar durante varios días, a pesar de que ya antes, en ocasiones, les había insultado y amenazado algún empleado de la compañía de tranvías.

El día 26 la familia a la que prestaban su servicio las Hermanas decidió cerrar la casa y dispersarse por miedo a ser perseguida. Antes de separarse de las Hermanas, se buscó otra familia, no lejana, para que éstas estuviesen seguras sin volver a Gracia, dado el peligro que corrían. Allí se vistieron de seglar y estuvieron refugiadas varios días sin poder salir de casa.

Hna. Daniela de San Bernabé

Ante la perspectiva de quedarse de nuevo sin saber dónde refugiarse, por no poder continuar en el domicilio que les había acogido últimamente, decidieron probar fortuna en casa de una sobrina de la Hermana Gabriela, empleada en la farmacia de los señores Boqué, ubicada en la Avenida del Tibidabo. El propietario de la farmacia les ofreció  generosamente su domicilio, sin temor a posibles represalias.  Al salir de la farmacia Boqué,  fueron reconocidas por un empleado de los tranvías, que con vocabulario soez, comenzó a pregonar su condición de “monjas”. No hizo falta más, para que una patrulla de milicianos les echara el alto. La portera de la casa que las estaba esperando, contempló horrorizada cómo eran detenidas, insultadas y obligadas a subir a una camioneta, que salió disparada.

Pudieron constatar que se dirigía a la carretera de La Rabassada. Todo estaba claro. Ya se sabía en toda Barcelona que aquel lugar se había convertido en el "paseo de la muerte". No había lugar ni a la duda ni a la esperanza. Al poco rato, todo se había consumado. En la misma fecha  que las Hermanas Esperanza y Refugio, y a pocos metros de distancia, otras dos Carmelitas Misioneras,  víctimas del odio gratuito, ofrendaban a Cristo su sangre y sus vidas coronadas con la palma del martirio. Era el 31 de julio de 1936.


Hna. Gabriela de San Juan de la Cruz

El primer día de agosto reúnen  a los cuatro cadáveres de las Hermanas en el Hospital Clínico. El médico de  turno, Dr. Peris, fotografía, uno a uno, los cuerpos. Las fotos tienen  el realismo de cuatro sellos de sangre... Por fin se anota en el registro del Juzgado: cuatro entierros de mujeres con el número 4104; 4105; 4107; 4108, procedentes del Hospital Clínico que fallecieron el 31 de julio de 1936 y fueron enterradas el día 3 de agosto en la fosa común del cementerio de Montjuic.

  

10 comentarios:

José Luís Antonio Causarás Castelló dijo...

Faltan las cuatro monjas benedictinas que fueron violadas y asesinadas en el Municipio de Xeresa (Valencia). Tres eran monjas benedictinas catalanas y una era natural del pueblo valenciano de Xeresa (Valencia), de primer apellido Aparisi. Era prima hermana de mi abuela. Tenían el Convento en Gandía (Valencia). Cuando vino el Papa Benedicto XVI a Valencia, solo canonizó a las tres monjas catalanas porque la Conferencia Episcopal Catalana se espabiló. En cambio como la Conferencia Episcopal Española badó, queda por canonizar a la monja valenciana de Xeresa, que continua estando enterrada en este municipio. Las tres catalanas después de la canonización los restos los trasladaron a Catalunya. Pongase en contacto con el Ayuntamiento de Xeresa, o con el Párroco de Xeresa, o con la familia de apellido Aparisi, o conmigo. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

¿Y por qué en la Causa General no aparece ningún caso de violación de religiosas?

Muchas gracias.

José Luis Antonio dijo...

Porque las Causas Generales no fueron nunca investigadas por la Jurisprudencia Civil del Estado español, solo por la Jurisprudencia de la Iglesia Católica de la Conferencia Episcopal Española de Madrid y por el Estado del Vaticano de Roma (Italia). Si hubieran investigado se hubieran descubierto decenas de violaciones sexuales a religiosas españolas en el periodo de la guerra civil española de 1936 a 1939 por parte de hombres anarquistas y comunistas españoles y rusos. Y cuando se investigó en España para la canonización de las religiosas españolas desde 1978 España era nuevamente un Estado Democrático, y estaban legalizados nuevamente los partidos políticos comunistas españoles, y además, España mantenía relaciones políticas nuevamente con el Estado Ruso. Y en consecuencia la Iglesia Católica Española no quiso problemas de índole legal con nadie, por cuanto ello hubiera paralizado los procesos de canonización de la mayoría de las religiosas españolas. Y el Papa Benedicto XVI que estuvo en Madrid, Barcelona y Valencia no hubiera podido canonizarlas. Y el actual Papa Francisco tampoco, por cuanto un proceso de canonización de beatas y santos tiene una duración de decenas de años, a veces incluso de siglos.

Anónimo dijo...

la única religiosa que se llamaba Aparisi de apellido era Antonia Aparisi Peiró, Sor Angélica de San Antonio y era de Xeresa, fue martirizada sola en El Saler

José Luis Antonio dijo...

Efectivamente así fue, pero no en el Saler, eso ES MENTIRA, NO ES CIERTO, fueron las cuatro monjas, las tres catalanas y la valenciana, violadas en Xeresa, en el camino de salida de Xeresa al Camping Caudeli, camping que evidentemente en aquella época no existia, existia una fábrica de ladrillos allí cercana a la salida del pueblo por este camino de Xeresa hacia Gandia, en los años sesenta del siglo XX, cuando cumplí 18 años mi familia me explico todo, todo con muchos detalles de lo acontecido en Xeresa de 1936 a 1939, y me llevaron justo al punto donde fueron violadas y asesinadas las cuatro mujeres, tres catalanas y la xeresana, y yo, tengo que decirles además, que la monja Antonia Aparisi Peiró (fue prima hermana de mi abuela Rosa Lloret Peiró), y fueron asesinados por los anarquistas y comunistas de Xeresa y de Gandia, en Xeresa todos los hermanos varones mayores de edad de la monja, excepto el hermano más pequeño que era niño y se llamaba Luis Aparisi Peiró, casado con Teresa Aparisi), que tuvieron dos hijos ya fallecidos Luis y Teresita Aparisi Aparisi, y los hijos e hijas de estos actualmente están muy dolidos con la Iglesia Católica Valenciana, por el olvido, que la actual Iglesia Católica Valenciana debería de rectificar, y por ello, como no quieren recordar esta matanza de familiares Aparisi en el pueblo de Xeresa, actualmente después de tantos años pasados sin justicia alguna, por parte de la Iglesia Católica, les han dicho a Ustedes lo del "Saler", es decir echar balones fuera, por la sencilla razón de que actualmente en el pueblo de Xeresa CONVIVEN JUNTOS los familiares Aparisi con los familiares de los ASESINOS de 1936 a 1939, que no tienen culpa de nada de nada de lo acontecido en aquella época por sus antepasados, y en consecuencia, ya lo dice el "Refranero Español" AGUA PASADA NO MUEVE MOLINO. Pero si beatas son las tres monjas catalanas, más beata es la de Xeresa (Valencia), que en el Cementerio Municipal allí continua enterrada, cementerio que está situado en el Camino de Xeresa a Xeraco, antes de pasar por el puente por encima de los ramales de entrada y salida a la Autopista, en el llamado Enlace de Xeresa. Y el balón echado a fuera de haberles engañado a Ustedes con el camino de "El Saler", que sepan que este camino se encuentra a 40 quilometros de Xeresa, entre Cullera a Valencia por la zona maritima frente al lago de la Albufera de Valencia, y si hubiera estado la monja sola una vez violada y asesinada por los "rojos" estos no se hubieran molestado para nada para trasladarla al Cementerio de Xeresa, ¿valé?. Lo que no saben los actuales parientes Aparisi de Xeresa (Valencia), es que los nietos de Rosa Lloret Peiró, saben con todo detalle todo lo que ocurrió en Xeresa en la Guerra Civil española de 1936 a 1939, no solo con asesinados Aparisi, no, también porque junto con los asesinados Aparisi estaba el asesinado joven de 18 años, José Lloret, hijo de mi tio José Lloret Peiró hermano de mi abuela Rosa Lloret Peiró prima hermana de la monja Antonia Aparisi Peiró, Sor Angelica de San Antonio (San Antonio patrón de Xeresa).

Anónimo dijo...

Benditas sean.Yque por su intermediación me conceda Dios la facultad de saber perdonar a enemigos como los que a ellas las levaron al martirio. Benditas sean

Anónimo dijo...

aunque sor Angélica era de Jeresa fue detenida en Valencia y asesinada en El Saler. Las religiosas que asesinaron en Jeresa eran dos hermanas de San José, la superiora de la casa de Gandía, madre Fidela Oller y otra hemana natural de Gandía, sor Josefa Monrabal. No tengo constancia que asesinaran benedictinas

Anónimo dijo...

no creo que entremos en una discusión por ello pues ellas ya estan gozando de la presencia de Dios. pero intentaré aclararle algo: las beatificadas por Benedicto XVI, catalanas eran las hermanas carnales Carmen, Rosa y Magdalena Ferragutcasas, asesinadas y violadas sadicamente en Riudarenas(Gerona). Sor Angélica fue asesinada en El Saler y era franciscana de la Inmaculada

Anónimo dijo...

Y ellos como familia porque no piden la beatificación de su pariente a la diócesis de Valencia.

Anónimo dijo...

Hola. Yo recuerdo que mi abuela me contó en varias ocasiones que en esa guerra ella vio como los republicanos desfilaban mostrando orgullosos a unas monjas empaladas. No encuentro información sobre ello, pero por supuesto no dudo de mi abuela. Me imagino que en Madrid, pero no lo sé. ¿Tienen información sobre el tema?